banners-faq-ninos-bebes

¿A que edad debo llevar por primera vez a mi hijo al odontólogo?

Es muy importante que la primera visita al odontopediatra se lleve a cabo cuando haya completado su dentición primaria: 20 dientes. Esto sucederá alrededor de los 2 años y medio y 3 años. El odontopediatra examinará los dientes, encías y maxilares del niño para comprobar la eventual existencia de indicios de algún problema y para enseñarle el modo correcto de limpiar y cuidar los dientes. Es el momento oportuno para preguntar cómo se están desarrollando los dientes de tu hijo. Se debe realizar la consulta con el fin de que el niño comience a familiarizarse con el odontopediatra y que este les de consejos a los padres de cómo realizar una adecuada higiene oral

¿A qué edad empiezan a salir los dientes?

La dentición suele comenzar con la aparición de los 4 incisivos, entre los 6 meses y el año de edad. Esta aparición suele conllevar dolor y sensibilidad en las encías de los niños, que presentarán un aspecto enrojecido o inflamado. El odontopediatra facilitará a los padres consejos sobre cómo cuidar al niño.

Alrededor de los 3 años, la mayoría tiene ya la dentadura completa con los 20 dientes primarios (o dientes de leche). Aunque acabarán siendo reemplazados por las piezas permanentes, el cuidado adecuado de estos primeros dientes es muy importante. Al ocupar los dientes de leche el espacio que ocuparán los dientes definitivos, si se pierde un diente de leche, el definitivo podría salir torcido.

¿A qué edad se empieza a mudar los dientes?

El niño empezará a perder sus dientes de leche aproximadamente a los 6 años. Este proceso de sustitución de los dientes de leche por los definitivos puede durar hasta los 12 ó 13 años. Alrededor los 18 años, el niño ya tendrá una dentadura completa de 32 dientes definitivos, si cuanta con los cuatro terceros molares o cordales.

A pesar de que el recambio dental inicia alrededor delos 6 años es normal encontrar niños que inician el recambio antes o después de esta edad. Cuando el niño está tardando mucho en iniciar el recambio es conveniente consultar para realizar una radiografía panorámica en la cual se verifique que todos los dientes permanentes se encuentran en desarrollo y que estos no tengan nada que impida su erupción
Dado que el proceso de sustitución de dientes de leche por dientes definitivos es gradual, mantener la limpieza de todos los dientes puede llegar a ser un reto. Sobre todo, porque el niño tendrá piezas permanentes de mayor tamaño creciendo junto a dientes primarios más pequeños y estas irregularidades dejan numerosos huecos en los que pueden acumularse comida y la placa.

¿Cómo enseñar a los niños a cepillarse los dientes?

Si enseñas correctamente al niño desde un principio, estará sentando las bases de una higiene oral adecuada para toda la vida. Mantenle motivado, dándole ejemplo, y fomenta un ambiente de constancia y amenidad en el cepillado de los dientes. Pronto aprenderá a integrarlo en su rutina diaria, igual que el desayuno o el cuento que le lees antes de dormirse
Cepilla los dientes al niño hasta que tenga unos 3 años de edad y después anímale a que lo haga él. Supervisa su limpieza hasta que tenga 8 años. Elige un cepillo para niños de cabeza pequeña y filamentos suaves. Utiliza una pasta con flúor y una cantidad del tamaño de una lenteja. Enséñale a enjuagarse los restos de pasta que hayan quedado después del cepillado. Recuerda: el niño pasa por distintas etapas y, por lo tanto, deberá utilizar el cepillo adecuado para cada edad.

Pasos:

  1. Empieza limpiando las superficies de las muelas con un movimiento de atrás hacia delante.
  2. Para la superficie exterior de los dientes, coloca el cepillo en un ángulo de 45º en dirección con la línea de las encías.
  3. Haz movimientos suaves y breves, moviendo el cepillo de atrás hacia delante.
  4. Para limpiar las superficies frontales interiores, mantén el cepillo hacia arriba y haz movimientos suaves de arriba abajo con la punta del cepillo.
  5. No olvides cepillar la línea de las encías y asegúrate de haber alcanzado los últimos dientes del fondo.
  6. Cambia de cepillo cada 3 meses o cuando notes que los filamentos están desgastados. Y no dejes que los niños compartan sus cepillos: cada uno debe tener el suyo.
  7. Un buen refuerzo son los cepillos eléctricos-recargables infantiles especialmente diseñados para ayudar a los niños a cepillarse mejor, sin necesidad de destreza manual, y durante más tiempo.